¿Qué es la Agricultura Natural?:

Agricultura Natural. Genéricamente, y con base en la definición de agricultura de la Real Academia Española, Agricultura Natural es:

 El cultivo natural de la tierra o el conjunto de técnicas y conocimientos relativos al cultivo natural de la tierra.

Se llama Agricultura Natural, desde el punto de vista amplio:  A toda aquella actividad básica y propia de un Ser humano Natural y Consciente. Mencionada actividad; no sólo contiene el significado de cultivo natural desde el punto de vista genérico mencionado.

 Este implica sembrar o plantar semillas y plantas, cuidarlas para obtener un fruto saludable y justo de ellas. Manteniendo el respeto por el entorno y un equilibrio sostenible tanto en el Ser humano como en la Naturaleza.  Sino también contiene, el conjunto de acciones humanas de vida, con todas sus implicaciones. Que fomentan y preservan ese hábitat que convive en armonía “Humano-Naturaleza.” (Medio ambiente Humano y no humano).

Masanobu Fukuoka:

Masanobu Fukuoka. (2 de febrero de 1913 – 16 de agosto de 2008) Fue un agricultor, microbiólogo y filósofo japonés, autor de las obras:  La Revolución de una Brizna de Paja, La Senda natural del Cultivo y Sembrando en el desierto.  En ellas presenta sus propuestas para una forma de agricultura que es llamada agricultura natural o método Fukuoka, encuadrado dentro del ámbito de la permacultura.

La esencia del método de Fukuoka es reproducir las condiciones naturales tan fielmente como sea posible. De este modo,  el suelo se enriquece progresivamente y la calidad de los alimentos cultivados aumenta sin ningún esfuerzo añadido. Los principios de trabajo se basan en una filosofía de no hacer (Wu Wei), o más exactamente no intervenir o forzar las cosas.  No arar, no eliminar malas hierbas ni usar herbicidas, no usar pesticidas, no podar, no usar abonos ni fertilizantes y en su lugar usar bolas de arcilla (nendo dango).

Principios básicos primarios:

1. No laboreo. La tierra se cultiva a sí misma de forma Natural., Mediante la penetración de las raíces de las plantas y la actividad de los microorganismos.  Junto a hongos micorrícicos y pequeños animales, particularmente invertebrados como las lombrices de tierra.

2. No uso de abonos químicos ni compost preparado.

3. No desherbaje mediante cultivo y herbicidas. (Las malas hierbas deben ser controladas, no eliminadas)

4. No dependencia de productos químicos.

5. Cultivar el “no-hacer” como principio trascendente de la práctica. El camino del “no-hacer” o wu wei taoísta, comienza desde el primer momento que iniciamos la práctica con el objetivo de conseguirlo.

El “no-hacer” significa el hacer adecuado con el respeto que debemos a la Naturaleza.

Esto implica contemplación de ella y acción consecuente de esa contemplación. Lo que implica también, una simplificación de nuestro esfuerzo y trabajo de campo directo. Y un incremento del trabajo positivo de nuestra mente.

 (El “no-hacer” se encuentra ampliamente en los pilares de pensamiento de Fukuoka. Con Agricultura Natural España se incorpora ahora como principio básico. Haciéndolo materializable desde el primer momento de la práctica.)

Agricultura Natural en España:

La agricultura Natural, sin embargo, ha evolucionado hoy día. Desde las bases fundacionales de la filosofía natural creada por Masanobu Fukuoka.

Continuada, en los últimos años, en España por Juan Benítez Jamchen. Nacido el 25 de julio de 1967, agricultor natural, artista plástico, filósofo y escritor.  Autor de las obras:

-Vida Natural Consciente. Parte I: la agricultura natural (2017),

-Vida Natural Consciente Parte II: La profunda comprensión. (Transición, filosofía, y nueva permacultura)  (2018)  

– Estética de la Indeterminabilidad (2008).

Jamchen es un iniciador del cultivo natural en España, adaptando a condiciones de clima mediterráneo los planteamientos fukuokianos.

Incorpora explícitamente un quinto principio básico, inherente a Fukuoka, relativo al ‘no hacer». Así como otros principios básicos secundarios.

Cabe destacar la vocación transformadora del autor contribuyendo a ir dando forma a todo un movimiento por una vida más consciente y natural.

Aglutinando múltiples propuestas de territorios variados en interacción, diálogo e intercambio de experiencias y saberes.

Vida Natural-consciente.

La agricultura natural. Parte 1. Juan Benítez Jamchen (2017)

Vida Natural Consciente, Parte I: la agricultura natural Estética de la Indeterminabilidad, contiene implicaciones más abiertas. Tanto filosófica y espiritualmente, como en su carácter práctico.

Con sus propuestas, se considera a la agricultura Natural, desde un punto de vista amplio que aclara y amplifica la definición genérica, como toda aquella actividad básica y propia de un Ser humano Natural y Consciente.

El conjunto de sabidurías y conocimientos filosóficos, espirituales y técnicos, dentro del ámbito de la agricultura natural, y dentro de una Vida Natural consciente, se basan en cinco principios básicos primarios y tres secundarios:

Principios básicos secundarios:

Otra de las novedades agregadas por Jamchen.

Los principios básicos secundarios dan empuje y profundización a muchos de los pensamientos fukuokianos. Se consideran igual de importantes que los básicos. Pero se establecen secundarios, en principio, desde la cultura occidental, por las transiciones en las que estamos inmersos y las implicaciones sociales o de ideales que pueden contener de manera general, aunque sean practicados de forma individual.

1. El conocimiento, la recreación y la preservación del bosque Natural de alimentos (bNa) o bosque natural comestible (bNc), como el hábitat equilibrado de un Ser humano Natural y Consciente.

La revolución expresada por Jamchen del “desde adentro hacia afuera” son partes principales de los sistemas de práctica de bosque natural de alimentos.  Los principios de esa práctica los encontramos en la filosofía de trabajar siempre desde el interior para expandirse poco a poco. Siempre manteniendo el centro vital que lo genera todo, desde un árbol a todos los demás árboles y plantas.  Así como al resto de seres vivos y no vivos dentro de todo el ecosistema.

De esta manera, los procesos vitales del humano conviven armónicos desde el interior “Natural-consciente”, que no pierde su centro y se va unificándose con otros centros, para formar un gran bNa y un ser humano Natural y Consciente.

Los sistemas de reforestación con el bNa desde las parcelas individuales, que se extienden desde la filosofía del “desde adentro hacia afuera”, forman parte de los procesos de recuperación del hábitat natural a un estado de climax equilibrado para el cultivo y la vida natural. E implican: La oxigenación y regeneración de la tierra y el cielo, la generación de la lluvia, los estados climáticos naturales, los ríos y los acuíferos, etc., así como la misma recuperación del estado armónico interior humano. La incorporación de los árboles, arbustos y plantas de coberturas, silvestres u “ornamentales”, junto con la incorporación de los estados contemplativos, son las claves para el proceso de regeneración de ese hábitat y la mente positiva y natural humana.

El bosque Natural de alimentos, como un todo equilibrado, natural y consciente que es, puede autosostenerse con o sin humanos, en caso de que sea abandonado. Para que esto sea posible, debe estar compuesto de árbol frutal, árbol leguminoso y árbol “ornamental” o silvestre, en las partes aéreas, y de hortalizas, silvestres, leguminosas y aromáticas, en las coberturas medias y bajas, de tal manera que el bNa se encuentre conectado desde todos lados, desde la tierra y el aire.

Los humanos ayudamos a que se construya sin buscar la imitación, dejando que siga su tendencia natural con el Humano incluido, que se deja llevar por lo que comunica toda la Naturaleza, siguiendo su ritmo y esquema creativo que ya tiene. De esta manera, se conjuga en plena armonía, con nuestra actividad creativa natural también.

2. El conocimiento y el adiestramiento de una Vida Natural Consciente

Vida natural consciente.

Implican el decrecimiento paulatino del consumo artificial y la dependencia del sistema de capitales.

 Un mayor conocimiento y ejecución en la construcción natural y consciente de inmuebles, cobijo y vestimentas, de no usar basura artificial contaminante, de la crianza natural, y de otras prácticas naturales de vida.

Muchas de ellas se hermanan y unifican con algunos de los objetivos de la Permacultura.  También con lo  que ha venido a llamarse la ecología profunda, así como con cosmogonías de pueblos humanos originarios e incluso de otros pueblos devenidos, enmarcados en ciertos momentos de la historia.  Como los pueblos libres del norte de la península ibérica durante la alta edad media, entre otros.

    3. El talante abierto e integrador de la agricultura Natural

Apoya la incorporación de los estados transicionales que aspiran a la práctica Natural auténtica.

Dentro de estas incorporaciones se encuentran todas aquellas corrientes agricultoras actuales que pueden, voluntariamente, encontrarse en transición hacia la agricultura Natural. Como son la agricultura ecológica, la agroecología, la biodinámica, entre otras…

 Esta tercera consideración se encuentra enlazada con el principio trascendente fukuokiano, ya que, un agricultor natural lo es desde el primer momento en que decide serlo.

Por eso, aunque hay distinción clara entre relativo y absoluto, no se contempla desde esa separación, porque lo absoluto cobra importancia desde el primer momento en que se pone la voluntad de estar ahí.

Como base a este argumento se crean, desde la agricultura natural, los estados de transición.

Esa transición es lo que permite estar en el estado absoluto desde un primer momento y por ello, el “no hacer” se convierte en principio básico.